Buy Sildenafil Online Strattera no prescription buy ventolin online trazodone no prescription buy Abilify no prescription buy Zoloft without prescription buy fucidin buy Wellbutrin online buy Flagyl without prescription buy Professional Levitra no prescription buy professional Cialis online

NICK CAVE & THE BAD SEEDS

SABEMOS QUIENES SOIS

Texto_ Pablo Vinuesa

Había bastante expectación ante el nuevo largo de Nick Cave junto a The Bad Seeds, ya que cinco eternos años nos separaban ya desde la edición del muy irregular “Dig, Lazarus, Dig!!” (2008), y aunque los discos del australiano junto a la bestia Grinderman han calmado –levemente- nuestro yo más borrico, se sentía en este ambiente un poco de gresca, hostias y revueltas, más aun tras las épicas resurrecciones en 2012 de gentuzos como Scott Walker, Swans o los mismísimos Godspeed You! Black Emperor, que ya tocaba por su parte una cosa así como para tener en cuenta de una puñetera vez. Con grata sorpresa hemos contemplado todos, desde luego, que unos días antes de su salida oficial a las tiendas, el día 18 de febrero, apareciera “Push The Sky Away” en riguroso streaming para todo fan de las Malas Semillas con una decente conexión al internet.

Las primeras escuchas, además, no pueden conducir a otro sitio más que al regocijo, ya que se trata de un disco que entra bien y suave, curiosamente, pero que va añadiendo capas y capas, matiz tras matiz, en sucesivas oportunidades. Decía Cave que entraron al estudio, una vez más junto a Nick Launay, por cierto, como si de un sietemesino en la incubadora se tratase, y que los loops de violín del mago Warren Ellis hacían las veces de latidos del corazón… Poesía prenatal al margen, queda claro que las canciones de “Push The Sky Away” se sostienen una vez más sobre el piano y la voz de nuestro macabro narrador favorito, pero que a pesar de no contener prácticamente ningún ramalazo evidente del poder demoledor de los Bad Seeds, estas se quedarían en un breve suspiro si no fuera por las inquietantes atmósferas que desarrollan los, ejem, subalternos.

Hay quien ya va diciendo por ahí que se trata de un álbum muy tranquilo, demasiado light tal vez, y que los Bad Seeds jamás se recuperarán de las espantás de Blixa Bargeld y Mick Harvey, pero en mi humilde opinión se estaría obviando la evidente capacidad sugestiva de estas nueve canciones. Quien sólo piense en zurrapa de lómer, eso sí, tendrá que seguir dedicándose a Grinderman, pero no reparar en la tracionera y sigilosa violencia –sí, un poco como en off, pero ahí está- de temas como “Water’s Edge”, “We Real Cool” o “Higgs Bosson Blues” sería de una pena enorme. No extraña, de este modo, que el tema inicial venga titulado con un amenazante “We No Who U R”, a pesar de su calma aparente.

En definitiva, “Push The Sky Away” promete ir creciendo hasta convertirse, por fin, en otro gran disco dentro de una discografía ya de por sí por muy pocos alcanzable. Welcome back, Nick! Te echábamos mucho de menos.