Buy Sildenafil Online Strattera no prescription buy ventolin online trazodone no prescription buy Abilify no prescription buy Zoloft without prescription buy fucidin buy Wellbutrin online buy Flagyl without prescription buy Professional Levitra no prescription buy professional Cialis online

MALHEUR

malheur

SPACE IS THE PLACE

Texto_ Jorge Montes

Malheur es un trío sevillano, de reciente formación pero probada experiencia musical previa, que se dedica a facturar un jazz-rock de tintes espaciales y sugerentes, difícil de clasificar, con cuyo directo está empezando a hacer bastante ruido en la ciudad. La edición de “Dulcia Cum Amaris”, su debut en el sello Knockturne Records, nos da la oportunidad de hablar del proyecto con su bajista, Juan Miguel Martín.

Empecemos con lo obvio… Los tres venís de tocar con muchas y distintas bandas. Contadnos cuándo, cómo, dónde y por qué os convertís en Malheur y cuál fue el objetivo principal de este nuevo proyecto. Desde el verano del año pasado, Juangui pensaba en montar algo con Manuel Montenegro, haciendo más hincapié en la improvisación, con estructuras más abiertas y dando más protagonismo a la interpretación, rompiendo un poco con lo que veníamos haciendo los tres por separado estos últimos años. Estuvo investigando un poco por su cuenta, escuchó una grabación mía por ahí y me contactó (aunque teníamos un montón de amigos comunes y experiencias cercanas, curiosamente no nos conocíamos), quedamos un día para echar un rato y casi desde el principio ya estábamos dando con ideas, desarrollando temas y gastando bastante energía en el local (las sesiones a veces llegan a las 5 horas). El objetivo principal y único es tocar de una forma más visceral, desarrollar lo que nos suena bien, dejar lo que no suena y no pensar demasiado mientras tocamos.

Desde ojos ajenos, la música de Malheur resulta muy interesante, un cruce bastardo entre el post-rock más dinámico y el free-jazz de pulsión funky, algo que puede recordar a cosas tan dispares como el famoso disco de instrumentales de Beastie Boys, la época macarra de Miles Davis o grupos de Chicago en la órbita Tortoise. ¿Cuáles diríais que son las influencias más claras de Malheur? ¿Teníais a algún artista concreto en mente al arrancar con el proyecto? Sí, algo de todo eso suena, pero en realidad no tenemos en mente a ningún artista en concreto, lo que nos gusta a cada uno por separado encaja con lo que piensan los otros dos. La mayoría de las veces hablamos de sensaciones o términos abstractos más allá de artistas o discos concretos. Eso es lo bueno de todo esto, que si por ejemplo uno piensa en Christian Scott, otro piensa en Sonny Sharrock y otro en John Zorn, al final acaba encajando todo. Cuando los tres estamos a gusto todo va perfecto, sin pensar en ningún referente en concreto. Así todo es más relajado y más divertido.

En este sentido, os pondremos en una encrucijada… Si os apuntaran con una pistola, ¿de qué estilo diríais que estáis más cerca, del jazz o del rock? Nos volarían la tapa de los sesos, porque si bien es cierto que el proceso de creación es muy rockero, muy de local de ensayo, y tenemos un sonido eléctrico, también es verdad que mucho de lo estudiado individualmente por nosotros es jazz, y es precisamente eso que traemos de casa lo que nos hace improvisar mucho, experimentar y darle movimiento e intensidad a lo que tocamos. La construcción de los temas es en muchos casos melodía-improvisaciones-melodía como en el jazz y esto nos sirve mucho para interactuar, improvisar y pasarlo bien. Si no fuera por muchos conceptos armónicos y de dinámica propios del jazz, el resultado sería muy distinto.

malheur

Habéis elegido un título en latín, “Dulcia Cum Amaris”, que viene a significar algo parecido a “agridulce”. ¿Por qué? ¿Pensáis que esa es una buena manera de definir vuestra música? Hablando también de este tipo de cosas, ¿os resulta complicado ponerle nombres a canciones instrumentales? Digamos que el nombre del disco tiene que ver con las sensaciones que nos provocan estos temas, a veces suenan alegres, divertidos, a veces suenan más oscuros y densos, a veces suenan abiertos y libres, otras veces las estructuras son más cerradas. Ese título tiene que ver con esa sensación de contraste. En cuanto a los nombres de las canciones, estos surgen de manera espontánea, de conversaciones que nos interesan. Tienen más que ver con nuestra personalidad que con cualquier otra historia, sólo nos sirven para identificarlos.

Ahondando más en el asunto: ¿por qué Malheur? No tenemos ni idea de francés (“desgracia”) ni alemán (“accidente”), con lo cual nos parece casi un término abstracto que suena bien y se lee bonito (le damos pronunciación neutra). En cuanto al significado estamos conformes, a nuestras personalidades parece que les encaja bien un punto de bajona, qué le vamos a hacer…

“Dulcia Cum Amaris” es la quinta referencia de Knockturne Records, un sello sevillano que, a pesar de contar con muy pocas referencias en la calle se está convirtiendo en una referencia nacional obligada dentro del espectro de músicas de vanguardia. ¿Qué os parece formar parte de esta escudería junto a otros grupos como Jacob, Orthodox, Blooming Látigo, etc.? Nos gustan mucho esas bandas, superoriginales y con mucha fuerza (lo de Blooming Látigo por ejemplo es una pasada). Aunque no tenemos pretensiones de vanguardia nos gusta que nos vean así, es como una forma de decir que somos originales o imaginativos, y es verdad que echarle imaginación a la música es algo que nos gusta.

¿Veis que, poco a poco, está creciendo en Sevilla una especie de pequeña escena de grupos, digamos, “raros”, al calor de Knockturne? Hablo de un grupúsculo que parece que se puede ir ampliando pronto también hacia otras propuestas cercanas como Pylar, TENTUDÍA, Holland… Es cierto que están apareciendo muchas bandas en Sevilla, algunas muy interesantes, pero sinceramente no pensamos mucho en términos de escena. Somos amigos de varias bandas y de músicos de casi todos los estilos y la verdad es que en todos ellos hay bastante movimiento últimamente, de lo cual nos alegramos mucho.

Siguiendo con la forma de proceder de Knockturne, vemos que su formato preferido de momento es la cinta de casete, un guiño algo nostálgico y muy de coleccionista. ¿Os llegasteis a plantear la edición así o es un formato que no os interesa? No estoy seguro de que sea el formato preferido de Knockturne, tal vez sí el que tiene más repercusión. El sello tiene 5 referencias, 3 casetes y 2 cedés, está igualada la cosa. La verdad es que nosotros no estamos muy familiarizados con el casete y desde un primer momento nos sentíamos más cómodos con la edición en cedé. Una vez que el sello escuchó el master y resultado final, todos pensamos que quedaría mejor así, y tan contentos. En un futuro quién sabe… El casete tiene su gracia, las cosas como son.

Ya con el disco en la calle… ¿Qué repercusión veis que estáis teniendo? ¿Cuáles serán los siguientes pasos de Malheur tras la edición? Estamos sorprendidos porque desde la primera actuación en directo parece que la cosa funciona guay. Estamos ilusionados porque en poco tiempo nos lo hemos pasado muy bien. Me imagino que el disco no hará más que ampliar estas sensaciones. Los siguientes pasos serán muy parecidos a los seguidos hasta ahora, esperando que el disco nos ayude a tocar más en directo, ¡que es realmente lo que más ilusión nos hace!

Podéis escuchar “Dulcia Cum Amaris” en [este enlace] e informaros sobre todas las ediciones del sello Knockturne en www.knockturnerecords.com

malheur