Buy Sildenafil Online Strattera no prescription buy ventolin online trazodone no prescription buy Abilify no prescription buy Zoloft without prescription buy fucidin buy Wellbutrin online buy Flagyl without prescription buy Professional Levitra no prescription buy professional Cialis online

LAS MEJORES SERIES DE TV

UN REPASO A 2011 EN HD Y A 720P

Texto_ Pablo Vinuesa

Si la televisión actual está probablemente en el mejor momento de forma de toda su catódica historia, 2011 desde luego se merece un capítulo especial por la cantidad de grandes historias que nos ha regalado. Son tantas y tan buenas las series de televisión que podemos seguir actualmente que ni en las mejores condiciones posibles (a saber: soltería, vivienda en el extrarradio y alto grado de drogadicción seriófila) es posible ver todo el audiovisual destacable. Aun así y anticipando furias, apuntes y reprimendas, dejemos claro que no está todo lo que es, pero sí es todo lo que está. Comencemos y por capítulos, como no podía ser de otra manera…

HBO

game of thrones

Por mucho que sus competidoras más directas (AMC y Showtime sobre todo, aunque últimamente también Starz, con un ex de la compañía al frente) le hayan pegado un buen bocado, HBO sigue siendo la reina indiscutible de la ficción televisiva actual. No sólo porque suya es la Santísima Trinidad de la Series (Los Soprano, A Dos Metros Bajo Tierra y The Wire), sino porque no se duermen en los laureles.
Las segundas temporadas de “Boardwalk Empire“, la súper-producción sobre el turbio Atlantic City de los años de la Prohibición, comandada por Martin Scorsese y Tim Van Patten (The Pacific), y “Treme“, la última ficción de David Simon (The Corner, The Wire y Generation Kill) sobre la vida de los músicos de blues y jazz en el Nueva Orleáns post-Katrina, han sido impecables, más profundas y mejor conectadas con sus personajes, algo fundamental en dos series tan corales y complejas.
Nuestro colaborador Álvaro Llamas ya escribió aquí sobre la esperanzadora primera temporada de “Enlightened“, con Laura Dern al frente, pero la gran apuesta de la cadena para 2011, por encima de todo lo demás, fue sin duda “Juego de Tronos“, la intrincadísima, oscura y bastante cerda (en todos los sentidos) adaptación de la serie de libros de George R. R. Martin “Canción de Hielo y Fuego“. Con un presupuesto digno de Hollywood, su primera temporada no ha defraudado, convirtiéndose en la mejor serie palomitera de la que hemos podido disfrutar en los últimos años. Además, no podemos ser más fans de Peter Dinklage, que no para de recoger premios por su brillante papel como Tyrion Lannister.
En el aspecto negativo, que también lo tiene la casa, no podemos olvidarnos de las dolorosas cancelaciones de, sobre todo, “How to Make it in America” [qué grande es su intro] y “Bored to Death“, y en menor medida también de “Hung“, tres propuestas frescas, originales y divertidas que no merecían tan abrupto final.

AMC

breaking bad

La segunda cadena en importancia artística, probablemente la que mejor nivel exhibe en sus series actuales pero seguramente la que peores decisiones comerciales está tomando, es AMC. No sólo canceló muy injustamente una de las ficciones más prometedoras de 2010, “Rubicon“, sino que este pasado año ha complicado muchísimo las negociaciones con los showrunners de sus tres apuestas fundamentales: “Mad Men” (el mosqueo de Matt Weiner ha provocado que su quinta temporada no se haya podido estrenar en 2011), “Breaking Bad” (Vince Gilligan ya ha dicho que cerrará la serie en 2012, antes de lo previsto) y “The Walking Dead” (una reducción de presupuesto brutal provocó que Frank Darabont abandonara el proyecto).
Aun así, justo es de reconocer la enorme calidad de todas sus propuestas, destacando la citada “Breaking Bad“, que lleva desde sus inicios postulándose muy seriamente para entrar en la lista de las grandes series de la historia, algo que ha confirmado con una cuarta temporada sobresaliente, absolutamente perfecta, que la coloca sin ninguna duda como la mejor de todas las que siguen en antena.
Otro lanzamiento impactante de la cadena fue “The Killing” [vídeo], basada en la danesa “Forbrydelsen“. La asombrosa interpretación de sus actores, tanto los principales como los secundarios, una trama retorcida a más no poder y una ambientación opresiva (ese Seattle oscuro y húmedo, donde llueve continuamente) la han convertido en una de las grandes relevaciones de 2011. Después de un final tan efectista como efectivo, esperamos con ansia su continuación.
También ha sido importante el debut de “Hell on Wheels“, una súper-producción en formato western a la que todavía hemos de dar un poco más de tiempo, antes de ser juzgada. Seguiremos informando…

SHOWTIME Y LAS OTRAS NOVIAS DE AMERICA

Homeland

Es complicado llegar a los niveles de HBO y AMC, está claro, pero hay otras cadenas que también están bordando sus deberes. La tercera en discordia sería Showtime, que cuenta con series de largo recorrido, con calado y buena prensa, como “Dexter“, “Weeds” y “Californication“. De la primera hablaremos más tarde. Las otras dos, ambas comedias cabronas (eso que ahora llaman dramedias), siguen demostrando que, a pesar de ciertos bajones y de los muchos años en antena, continúan siendo enteramente disfrutables.
Son también importantes en su roster de series “Los Borgia“, “Nurse Jackie” y “The Big C“, aunque menores en interés para quien esto firma, sobre todo en comparación con su lanzamiento estrella, “Homeland“, una de las grandes novedades de 2011. Con unas interpretaciones soberbias (Claire Danes acaba de llevarse un Globo de Oro por su papel), esta serie de espías de la CIA y militares secuestrados en Irak habla, al final, de gente brillante que vaga por la vida perdida emocionalmente. Atrapa desde el primer capítulo y no te suelta hasta el final, que por cierto es aterrador.
Junto a “Homeland” y “The Killing”, la otra gran novedad norteamericana del año ha sido “Boss” [trailer aquí], el retrato introspectivo y sinuoso de un alcalde de Chicago acorralado personal y políticamente, interpretado por un atómico Kelsey Grammer (Cheers, Frasier), que se comporta ante el miedo como el peor de los depredadores. Con “Boss”, Starz (la cadena de Spartacus) da un puñetazo en la mesa, avisando a las grandes de que deben andarse con mucho cuidado. Y qué guapa y elegantísima está Connie Nielsen, ay.
FX ha intentado con “American Horror Story“, creada por Ryan Murphy y Brad Falchuck (Nip/Tuck, Glee), facturar la gran historia de miedo del momento. Lo bueno (y lo malo) es que su post-modernismo y la evidente enfermedad mental bajo los efectos de la cual está escrita, producida y sobre todo editada, la han convertido en otra cosa bien distinta. Genial e insufrible al mismo tiempo, es una delicia de ver (o aborrecer). Capítulo aparte merecen el extraordinario papel de Jessica Lange, recompensado muy en justicia con un Globo de Oro, y los títulos de crédito realizados por Prologue Films [vídeo].

LA GRAN RISION

Community

El campo de la comedia parece ser un coto cerrado para NBC, que cuenta en su parrilla con las mejores series de guasa de los últimos años: “30 Rock“, “The Office” (además de ese medio spin-off que es “Parks and Recreation“) y “Community“. El caso de esta última es curioso, porque a pesar de recibir unas críticas inmejorables, al tratarse de un producto tan auto-referencial, bizarro y disparatado, el público masivo no termina de acostumbrarse. Tras un parón sospechoso que hizo pensar en cancelación, la serie ha tenido el apoyo de sus fieles fans con webs como www.save-community.com y los hashtags en Twitter #savecommunity o #sixseasonsandamovie. Un support muy merecido, porque cuando son capaces de hacer de sus capítulos un musical, una partida de rol y hasta un stop-motion en plastilina, te das cuenta de que estás ante algo grande. Eso y la recuperación de Chevy Chase, claro.
La única comedia que hace temer a NBC es “Modern Family“, joyita de ABC que lleva lo de la familia disfuncional hasta el paroxismo. Con unos guiones ágiles, que en muchos sentidos nos recuerdan a la siempre llorada y también casi siempre a punto de ser revivida “Arrested Development“, se ha convertido en una gran recolectora de premios. Podríamos decir que la química entre la voluptuosa Sofia Vergara y el gamberrísimo Ed O’Neill (el legendario Al Bundy) es lo mejor de “Modern Family” [para muestra, un botón], pero eso sería traicionar al resto de un reparto espectacular al cien por cien.

LA PERFIDA ALBION

Pero quedarnos en los Estados Unidos sería un grave error. En el Reino Unido ya nos habían dado muestras de que con menos presupuesto pero más mala hostia también se puede hacer un gran trabajo, y además la corta duración de sus temporadas hace que nunca llegue el temido bajón y por lo tanto disfrutemos como con los perfumes caros, en pequeñas dosis pero con mayor intensidad. Si ya nos hicimos fans de comedias como los clásicos del tándem Gervais-Merchant, “The Office” y “Extras“, “Spaced“, “The IT Crowd” o “Shameless” (con un estupendo remake en Showtime este año, por cierto, protagonizado por el gran William H. Macy), si se nos volaron las neuronas con el rompecabezas de “Life on Mars” y hasta pasamos miedo con “Jekyll“, en su última generación las series brit se desvelan como auténticas joyas.
Uno de los impactos estéticos más profundos que se ha llevado el telespectador en 2011 ha sido la primera secuencia de “The Crimson Petal and The White“, mini-serie de cuatro capítulos producida por la BBC y basada en el best-seller de Michael Faber. Tenebrosa a más no poder, es tan magnífica la recreación de los bajos fondos victorianos que un relato sobre las clases sociales y el machismo da, por momentos, mucho miedo. Sobresalientes son también sus dos protagonistas, la bellísima y enigmática Romola Garai y Chris O’Dowd, el irlandés de “The IT Crowd”, que se descubre genial en un inesperado papel dramático.
También en BBC y también con Romola Garai al frente nos llegó “The Hour“, una historia atrapante sobre la corrupción política y la libertad de prensa durante la crisis del Canal de Suez, donde además de la bella dama destacaron Ben Whishaw y Dominic West, ese inolvidable McNulty.
La misma cadena nos proporcionó la historia policiaca más negra de los últimos tiempos, “The Shadow Line“, una oscurísima trama de corrupción a todos los niveles que, si bien puede parecer un “The Wire” británico en siete capítulos, en realidad presenta más deudas con otra maravillosa rareza inglesa emitida por el Channel 4, “Red Riding“. Turbia, impecable en lo estético y con un reparto apabullante, “The Shadow Line” es sin duda otra de las mejores series del año [trailer aquí].
Otra de las grandes pedradas de la season inglesa ha sido “Black Mirror“, obra de Charlie Brooker, el cafre que ya nos acojonó con ese Gran Hermano-con-zombies que fue “Dead Set“. Igual de metalingüística que la anterior, “Black Mirror” indaga en la deshumanización que puede provocar la tecnología y su impacto a través de los medios de comunicación. La conforman tres mini-films totalmente independientes, de los cuales el segundo resulta un tanto prescindible, aunque no lo suficiente como para rebajar la grandeza absoluta de los otros dos. Podemos aventurarnos a afirmar que la primera secuencia de la serie se estudiará pronto en las facultades. Tiempo al tiempo.
Para finalizar, y aunque su segunda temporada no haya sido tan buena como la primera, no podemos olvidar a “Downton Abbey“, un prodigio visual parido en ITV que hasta ha provocado una suerte de remake español no admitido. Tampoco dejaremos en el tintero a “Sherlock“, actualización contemporánea del mítico investigador, a cargo de la BBC y protagonizada por un Benedict Cumberbatch en estado de gracia. Su segunda temporada, recién estrenada, ha mejorado incluso los tres primeros episodios que pudimos ver en 2010. Una auténtica delicia.

CARACTER LATINO

El panorama de las series en España es, en líneas generales, desolador. Tanto, que sólo nos vamos a detener en un caso único: “Crematorio“. Esta historia, que tan bien resume el daño que ha provocado el ‘ladrillazo’ en nuestra vida política y social de los últimos años, ha demostrado que no hay que hablar inglés para hacer capítulos de gran calidad. Muy bien rodada y con unos actores impecables, entre los que destacan Pepe Sancho, Alicia Borrachero y Juana Acosta, puede mirar sin vergüenzas a otras producciones foráneas y además suma otro tanto a los “Originales Canal +”, que ya se venían gustando mucho con interesantes productos como “¿Qué fue de Jorge Sanz?” u “Oído Caníbal“.
Un poco cogida esta relación por los pelos, los de Canal + y los de Juana Acosta, pero nos sirve para hablar de “Carlos” [trailer], obra maestra concebida por el siempre intenso director Olivier Assayas en tres capítulos y un total de 330 minutos. La interpretación que hace Édgar Ramírez de ‘El Chacal’ es asombrosa, y a pesar de la duración de los episodios, ni el nivel ni el interés decaen en ningún instante. Hay publicaciones que la han catalogado como una de las películas del año por la versión ‘reducida’ que Assayas presentó en los cines, pero señores, sean serios: “Carlos” es una serie. Una pedazo de serie, de hecho.

DECEPCIONES

dexter

Pero ya está bien de ensalzar, ¿no? Hemos dejado para el final la parte más divertida de la crítica seriófila, que es RAJAR A TOPE. Para ello, ¿qué mejor que empezar con “Dexter“? Ejemplo claro de cómo NO hay que estirar más allá de lo debido (es decir: el final de la cuarta, ay madre, esa brutalidad… ), si la quinta ‘sólo’ nos entretuvo, con la sexta nos han aburrido mucho. Sí, el cliffhanger final es como para enmarcarlo, pero le pasa lo mismo que a la cuarta de “True Blood“: no puede justificar tanto coñazo anterior (y lo de Antonia Gavilán de Logroño ha sido una chufla continua). Ambas deben de ser abandonadas si es que hay un mínimo de justicia poética en este mundo… Y aquí también conviene alinear a “Misfits“, una parodia de E4 sobre el mundo de los superhéroes, protagonizada por unos canis ingleses la mar de carismáticos, que nos había entretenido hasta que la losa de haber perdido a Nathan (el divertidísimo personaje interpretado por Robert Sheehan, a quien ya vimos en “Red Riding”) ha resultado demasiado pesada. Esta tercera temporada ha sido, directamente, un bodrio. Terminaremos la rajada con esas propuestas que parecía que iban a ser Lo Más en 2011 y se han quedado en una gran NADA… Series como “Pan Am“, “Terra Nova” y “Falling Skies“, estas dos últimas bajo la sombra del todopoderoso Spielberg, no han conseguido convencer a público y crítica ni siquiera con sus episodios piloto, que se suponen el colmo de la espectacularidad. Y es que no sólo de ideas decentes, grandes nombres y mayores presupuestos se nutre la crema de la televisión. Afortunadamente.