Buy Sildenafil Online Strattera no prescription buy ventolin online trazodone no prescription buy Abilify no prescription buy Zoloft without prescription buy fucidin buy Wellbutrin online buy Flagyl without prescription buy Professional Levitra no prescription buy professional Cialis online

Elena Fernandez Prada

La pintora amable

Texto_ Serena Ávila

No es fácil encontrar un artista contemporáneo español cuyo deseo es que el espectador sienta el mismo placer que ella experimenta con su mirada o su pensamiento. Una belleza no exenta de seducción, inquietud y en ocasiones del vértigo del silencio.

Es una pintora exquisita apasionada de la literatura, con una mirada sutil y honesta que refleja su manera de ver la vida y por tanto, su obra.

Hablamos con ella ahora que prepara una exposición individual que se inaugurará el 19 de diciembre, y estará hasta el 12 de enero en La new Gallery.

Ahora mismo estoy interesada en los dibujos de los naturalistas, sobre todo aquellos cuyas ilustraciones no son simplemente un estudio de aspectos físicos de un insecto o una planta sino que presentan cierta escenificación en sus imágenes, como es el caso de James Audubon o de Maria Sybila Meriam. Por otro lado, me interesa mucho la pintura flamenca y alemana de los siglos XV y XVI, sobre todo por su carácter narrativo, su factura de gran precisión y delicadeza, y ese aspecto algo fantástico e irreal que después desaparece en siglos posteriores con el naturalismo. Destacaría Breuguel el viejo, Jan Van Eyck o Lucas Cranach.También me he fijado mucho en los collages de Max Ernst, sobre todo los de la serie “Une semaine de bonté”. En cuanto a influencias más actuales me gustan mucho los dibujos de Marcel Dzama, la obra de Jake y Dinos Chapman, especialmente los dibujos de la serie “Like a dog returns to its vomit”, la obra de Pere Jaume, sobre todo sus pinturas y dibujos, las composiciones de Neo Rauch, o las acciones absurdas y llenas de sentido del humor de Sofia Hulten, entre otros.

Ante el aspecto narrativo y formal de su obra nos comenta.

Nunca he pensado en ambos aspectos por separado. Me gusta sugerir historias. Mis primeras obras estaban basadas en imágenes que surgían tras la lectura de relatos. Ahora sigue siendo un aspecto muy importante aunque en algunas de las últimas piezas no sea muy evidente. En la serie de Vivienda rural, por ejemplo, cada dibujo tiene su origen en una serie de viajes fotografiando casas del rural gallego. Las obras de El árbol de Audubón se construyen a partir de todos los dibujos de escenas de aves americanas que el naturalista John James Audubon realizó a través de sus viajes por Norteamérica. Con esto quiero decir que aunque el relato no se vea en la imagen en forma de secuencia o de escena, siempre existe algún motivo narrativo tanto en el propio proceso de construcción de la obra como en el contenido o la fuente de las imágenes que forman el cuadro. En cuanto a la realización, se fundamenta en lo que quiero sugerir con la obra, por lo que es algo que no puedo pensar por separado.

Ante la delicadeza que transmite el resultado de su obra me intereso por su proceso creativo y el propósito del arte.

Las imágenes por lo general me asaltan con mucha claridad. Normalmente sé lo que quiero hacer y cómo ha de ser el resultado, por ese motivo nunca hago bocetos de las obras. Estas imágenes tienen su origen, unas veces en un proceso de fascinación por el mundo reproducido, a partir de libros, ilustraciones o cuadros, y otras, de cosas que ocurren en mi entorno cotidiano.

Para construir las escenas y composiciones finales suelo escenificar las situaciones que quiero dibujar con motivos y personajes reales que fotografío. Otras veces recurro al montaje o superposición de elementos reproducidos extraídos de diversas fuentes. Este proceso lo hago en el ordenador. Posteriormente transfiero la imagen resultante al soporte definitivo y la pinto.

En una exposición comisariada por Tania Pardo para Doméstico 08, se nos pidió que realizáramos una obra a partir de la pregunta ¿Cuál es el papel  del artista? Yo hice un dibujo de un hombre lanzando una planta en una maceta al aire y la titulé respondiendo a la pregunta: “lanzar plantas al aire”. El propósito del arte tiene que ver con el propósito de cada uno, si es que hay uno. En mi caso la imagen que acabo de describir lo explica muy bien: es una acción aparentemente absurda pero al mismo tiempo poética y lúdica. Parece que el personaje intente hacer crecer a la planta o darle un punto de vista imposible para un ser cuya condición es estar arraigado permanentemente al suelo.

Su obra es una apuesta por la belleza de los instantes y los pequeños detalles cotidianos. Merece la pena conocerla.

www.elenafernandezprada.com