Buy Sildenafil Online Strattera no prescription buy ventolin online trazodone no prescription buy Abilify no prescription buy Zoloft without prescription buy fucidin buy Wellbutrin online buy Flagyl without prescription buy Professional Levitra no prescription buy professional Cialis online

El nino perdido

El Niño Perdido de Thomas Wolfe

Imagen, fotografía de la portada del libro “El Niño Perdido” de Thomas Wolfe.

de Thomas Wolfe. Editorial Periferica

Texto_ Serena Ávila

Hay que felicitar a la editorial Periférica por devolver a las estancias comunes una joya literaria como El niño perdido, del escritor Thomas Wolfe, Carolina del Norte (1900-1938).

Una novela breve en la que el autor nos lleva de la mano, de un modo sofisticado y elegante, a través de la vida y la muerte de un niño de doce años,  a la nostalgia de las ausencias, el misterio del tiempo y la mirada inocente y cautivadora de la infancia, los ojos que nos desnudan.

Bajo un prisma autobiográfico, estructurado en cuatro partes o relatos, Thomas Wolfe recupera al niño que fuimos con un canto exquisito, por sencillo e inesperado, a la figura del padre. Un niño que nos descubre sin querer la decadencia de una sociedad norteamericana de primeros de siglo veinte, provinciana, sin juicios, sin esperas, tan solo paseando sobre una plaza en la que la luz va y viene; luego nos sienta sobre el regazo de una madre humilde a quien el paso del tiempo no erosiona el dolor y la añoranza del hijo perdido; una mujer que se aferra al recuerdo idealizado de un niño cuya muerte le arrebató la belleza de la vida. Después nos estremece con la mirada de una hermana que busca las palabras adecuadas para comprender la distancia entre los sueños y la realidad, y, finalmente, nos deja solos ante la única verdad, que la vida pasa y que con ella construimos la memoria de los vivos y de los muertos, nuestra memoria.

La sutileza y la sensibilidad con la que treinta años después Thomas Wolfe se despedirá de su hermano, estremecerán y deleitarán a los lectores más refinados, mi hermano y mi amigo, el niño perdido, se había marchado para siempre, y no regresaría jamás.

Más info en www.editorialperiferica.com