Buy Sildenafil Online Strattera no prescription buy ventolin online trazodone no prescription buy Abilify no prescription buy Zoloft without prescription buy fucidin buy Wellbutrin online buy Flagyl without prescription buy Professional Levitra no prescription buy professional Cialis online

Don Pendleton

su arte y el reto de superarnos a nosotros mismos

Texto_ Serena Ávila

He aprendido que en estos tiempos modernos, cuando creamos algo con cierta profundidad y sustancia, estamos condenados a una audiencia limitada. Me parece bien, intento no pensar en que pasará  una vez mi trabajo está hecho, intento no sabotear mi propio trabajo, también si al final no formo parte de la cultura de masas, cada cual tiene su lugar. Puedes ganar mucho dinero y no motivar a nadie más allá de su propia cárcel, simplemente decir a la gente lo que la gente quiere oír. Ese no es mi estilo, yo quiero conectar con la gente, emocional o visceralmente. De este modo, cuando encuentras a alguien que lo ha comprendido, ya no puedes dormir tan fácilmente.

Encuentro en tus murales, además del peso evidente del cubismo, en concreto de Fernand Leger, la influencia del estilo románico y las vidrieras ¿Puedes explicarnos este dominio dentro de tu trabajo? Soy un gran fan de Marc Chagall y las vidrieras que él hizo. Me fascina el enorme trabajo que hay detrás de su obra. Mi obra tiene mucho que ver con el cubismo tradicional, orgánico. En los primeros años, sentía muy de cerca el minimalismo, necesitaba omitir numeroso detalles y me fascinaban las líneas simples que enlazaban unas con otras hasta que sus formas y sus colores formaban una consistencia armoniosa.

Muchas de tus pinturas, tienen un trasfondo Cristiano, la maternidad, la piedad ¿De donde procede esta influencia? Me encanta la época del renacimiento, la pintura, los frescos, la escultura…Toda esa extensa dedicación a Dios y a las imágenes que le hacían referencia, el trabajo artístico en las iglesias. Conozco bien Italia, el poder del arte en sus catedrales es abrumador. Adoro toda aquella creación del renacimiento en particular las representaciones de la Madonna y el niño, el dolor, la emoción, el peso y la realidad de la vida y la muerte, la resurrección. Creo que todo aquel que haya experimentando estas emociones en su propia vida puede valorar en toda su dimensión la belleza de aquella época artísticamente extraordinaria.

¿Cual es el propósito final del arte? Me gusta creer que el arte es un modo de comprendernos los unos a los otros y comunicarnos más allá de las palabras. Imágenes que nos seducen o nos repulsan, ideas o conceptos con las que la gente puede conectar. La serie ‘Jaws of Life’ que hice se basaba fundamentalmente en esta interconexión entre negación y esperanza, amor y desamor. Hay mucho de todo esto en la cultura popular. Creo que el arte debería estar reservado para conectar a la gente dentro de un mismo plano. Si no soy capaz de retar a un espectador a esto, ¿cual es entonces el motivo? Algunas personas no quieren ser desafiadas a ver mas allá de su propia visión de las cosas pero yo no deseo ser ofensivo, simplemente mostrar algo que nos pertenece a todos, queramos o no.

Paradójicamente, encuentro en el diseño del skateboard más importancia narrativa que en tus pinturas. ¿Es esta mi impresión o es algo consciente en tu trabajo? He intentado siempre que mi obra tuviera algún tipo de vida, algo que contar. Cuando eres joven y tienes el instinto de dibujar, quieres dibujar algo que hay alrededor, la mayoría de las veces es la familia, los animales o cualquier cosa que tenga vida y te inspire una emoción. Estas criaturas que yo creo no son más que lo que el espectador quiera ver en ellas. Cada un ve lo que quiere ver y eso me resulta divertido. Es esta interpretación lo que hace el arte interesante y personal, crear algo con lo que la gente puede conectar y después reconocerse ello.

Tu trabajo es especialmente conocido en el mundo del skateboard ¿Qué importancia tiene el skate en tu vida para haberle dedicado gran parte de tu obra? Skateboarding fue mi primer amor y mi primera pasión. Me ayudó a definirme mientras crecía, Representaba el reto, el progreso, la identidad, la unidad y ese tipo de cosas. El Skate tiene algo de desafío intelectual y físico que no se encuentra en muchos deportes. Para aprender los trucos, teníamos que pensar en el equilibrio, el movimiento, la velocidad…

Enfermedad, destrucción, paz, amor, hay muchas expresiones en estas criaturas que se retroalimentan unas a otras dentro de su propio caos. Creo que en la propia vida existe este equilibrio entre aceptar las cosas o luchar contra ellas. Somos más de 7 billones de personas en este planeta, tenemos que compartir el espacio, aceptarnos o luchar los unos contra los otros. Me atrae esta idea de vivir o morir ¿Qué hace a la gente pacífica o violenta? ¿Qué hace que la gente asuma el compromiso de vivir en comunidad o de pelear por el espacio? Ya no somos neandertales, tenemos la responsabilidad de ayudarnos unos a otros y crecer como personas. Algunas veces esto significa convivir con la enfermedad y la muerte, pero si eso ocurre, tendremos que hacerlo lo mejor que sepamos.

Si pudiéramos escuchar una música al tiempo que contemplamos tu obra, que música elegirías? La mayor parte de la música que escucho cuando trabajo es de Elliott Smith. Escucho Joy Division y The Smith así como música antigua como The Cure. Prácticamente la única música nueva que escucho es The Decemberists, me encantan porque además su líder, Colin Meloy utiliza palabras en sus letras que la mayor parte de la gente desconoce; esto incita el intelecto y creo que estamos muy necesitados de este tipo de estímulos.

Más info en elephont.com