Crocheted Olek in London

Olek London

La vida parece ser una sucesion de casualidades

Una va a Londres para otros menesteres… Y de camino se topa con la sorprendente Olek.  Y además se la topa de esta guisa: cubierta de crochet de los pies a la cabeza y empujando un carrito de bebé vacío, por supuesto también éste, cubierto de crochet. Según nos cuenta es parte de su última performance, “Walk all over the city with an empty baby carriage”, inspirado en el libro de Yoko Ono “Grapefruit”.
Olek es una artista de origen polaco y residente en NYC. Su obra no sólo abarca el trabajo en la galería, también es arte urbano: esculturas, performance, bicicletas, coches, monumentos públicos… Todo es potencialmente “crocheteable”.  Cada pieza está concebida con la esperanza de que la gente vea su mundo rutinario de una manera nueva y brillante. ”Estoy tomando algo muy común a lo que todo el mundo está acostumbrado y transformándolo”, Olek se nutre de convertir lo aparentemente cotidiano, en algo digno de notar.

Texto_ Lourdes Rodríguez Rodríguez
Fotografía de portada_ Inés Torrego Blanco

Primera pregunta obligada, ¿Por qué crochet como medio de expresión artística?
Realmente no lo sé, no es algo que decidí conscientemente, es algo que me nace de muy adentro. Estuve muchos años reprimiendo el impulso artístico que quería manifestarse, me alejaba de toda relación con el arte durante mi juventud; hasta que un día, como si de una catarsis se tratara, me puse a cubrir de crochet todo el contenido del frigorífico de una amiga. No podía dormir, así que lo empecé como una distracción, pero no podía parar. Cuando terminé con la comida, seguí con otros objetos de la casa, y terminé cubriendo los árboles del jardín… Supongo que así comenzó todo; así comenzó la relación del crochet con mi expresión artística. La manera de expresarme.

¿Cómo es el día a día en la creación de una obra de crochet?
El ganchillo es muy aburrido, solitario, y es algo que parece interminable. Afortunadamente, me encanta ver películas y me ayudan a trabajar durante las incontables horas que necesito para completar un proyecto. Realmente creo que sigo utilizando el ganchillo como expresión artística, porque me permite hacer dos cosas a la vez: ¡ver películas y hacer arte! [risas].

Empecé a tejer mientras escribía mi tesis universitaria “El simbolismo de los trajes de las películas de Peter Greenaway”. Lo hacía como hobby, me relajaba. La tesis fue el punto de partida de la relación entre el ganchillo y las películas, pero en realidad  de esto me he dado cuenta hace sólo un par de años, cuando la volví a leer.
Las referencias de Greenway como Vermeer o Velázquez, las ideas de la transformación de lo antiguo en nuevo, y la observación de que todo estaba en algún punto ya inventado, siguen influyéndome en cómo percibo el arte. Creo que tenemos que aprender a recrear y transformar el mundo en arte y el arte en nuestro mundo.

La última película que vi, en el año 2000, antes de salir de Polonia fue “Blade Runner”. En el año 2010, creé una pieza influenciada por esta película. Cubrí un proyector de cine de 16 mm con la cinta VHS de la película mientras yo estaba viéndola en DVD. Yo estaba tejiendo ese material brillante mientras reproducía una y otra vez el DVD, hasta que terminé la nueva piel para el proyector.

Las películas que veo mientras hago crochet influyen en mi trabajo y viceversa.

WE LONDON

¿Qué te ha traído a Londres? Este es sólo el principio de un largo viaje por el viejo continente. ¿Cuáles son tus proyectos aquí?
Tenía ganas de volver a Europa, una especie de nostalgia. Y pensé que una parada obligada era Londres, ya que es considerada una de las cunas del arte urbano. Estaré unas semanas aquí, tengo varias obras expuestas en Tony’s Gallery, y por supuesto, no puedo irme de aquí sin cubrir de crochet el mítico taxi londinense. Mi intención es trabajar en Polonia unas semanas para luego regresar a Londres de nuevo.

Hablando del taxi… Cómo nacen tus proyectos, es decir eliges las localizaciones tras un meticuloso estudio, o es algo espontáneo?
Es algo totalmente espontáneo, no soy consciente de por qué elijo una localización u objeto concreto. Voy paseando por la calle y de repente siento una conexión, y el impulso es que necesito cubrirlo de crochet, ya sea una bicicleta, una piedra o el toro de Wall Street.

En mi búsqueda de la expresión artística me he dado cuenta de que la intensidad y la pasión de mi motivación es, en sí, una declaración de mis creencias artísticas. Esta energía invertida crea un campo emocional que existe más allá de los cinco sentidos – se comunica directamente con el espectador y le inspira a detenerse, a  simplemente estar en el momento presente. Hace que una persona deje de caminar, que detenga la mirada, y se centre en el trabajo de ganchillo. Mi trabajo nunca se acaba – la respuesta continua de los espectadores es el arte. Mi trabajo es simplemente un instrumento para sus expresiones. Esto demuestra que todas las cosas están interconectadas.

Nueva York es tu ciudad adoptiva, la sientes como tu segundo hogar, ¿qué diferencias encuentras entre Londres y NYC a la hora de mostrar tu arte?
Ufff… No tienen nada que ver. La verdad es que mi punto de vista es muy muy subjetivo, está bastante sesgado, ya que llevo muchos años viviendo en Nueva York y sólo unos días aquí en Londres, pero pensé que esta iba a ser una ciudad más abierta, más multicultural, lo veo todo muy estático, muy cuadriculado, no sé… Ya te digo, es una mera percepción, pero siento mucha más libertad en Nueva York, me siento más cómoda trabajando mis obras allí, en sus calles. Para sentirme conectada trabajando en una ciudad o barrio concreto, necesito sentirlo como algo mío, entenderlo. Es sólo cuestión de tiempo que me acostumbre a Londres, ya veremos.

Hay alguna razón para que la mayoría de tus creaciones tengan como leit motiv el estampado de camuflaje?
Sí y no. Como ya sabes, no premedito mis acciones, pero sí que he encontrado una explicación a este hecho. El día que pisé por primera vez Nueva York, el día que dejé Polonia y empecé una nueva vida… Llevaba unos pantalones de camuflaje, supongo que es algo simbólico para mí, fue un gran cambio en mi vida, un punto de inflexión, e inconscientemente lo he manifestado en mis obras.

Mi trabajo cambia de un lugar a otro mientras yo estudio la ciencia de la cultura. Con la ética de trabajo de un minero, profundizo más y más en mis investigaciones. El arte me inspiró a dejar mi mundo industrial y gris, en Silesia, Polonia. Me inspiró a respirar más allá de las paredes de la galería. Mi trabajo trata de traer color y vida, energía y sorpresa al espacio en que vivimos. Mi objetivo es producir nuevos trabajos y compartirlos con el público. Quiero llegar a más y más personas a través de mi trabajo. El graffiti es arte. Alguien definió una vez mi trabajo como graffiti ambiental (“enviromental graffiti”). Me gustó mucho esa descripción. Se trata de una obra pública. Eso es lo que importa.

Olek

¿Qué opinión te merecen las personas que roban tus obras de la calle y luego las venden en internet? 
Realmente a mí no me roban… Cuando yo termino una obra, esta pertenece ya a la calle, al barrio y a las personas que interactúan con ella. Mis obras son públicas, el hecho de que alguien quiera sacar partido de ello es, como ya he comentado, otra manera de interactuar con mi obra.

Sé que expones parte de tu trabajo en galerías de NYC, qué diferencia hay entre tus obras callejeras y las expuestas en la galería?
El lugar es lo de menos. Hay diferencias, sí, pero lo que realmente importa es la obra, no la localización física de las mismas.

Mi arte en la calle es efímero, nunca sé cuanto va a durar, por ejemplo el toro de Wall Street apenas estuvo unas horas hasta que la policía retiró todo el crochet. Es emocionante trabajar en la calle, no pido ningún tipo de permiso antes de cubrir de crochet algún monumento. Si no, perdería la espontaneidad, la pureza. Para mí significa una gran frustración no poder terminar una obra, algo en lo que he puesto tanta ilusión y energías, pero es algo a lo que me expongo, es parte de mi trabajo.

No todo el mundo puede permitirse coleccionar arte, me gusta que este sea accesible. Y como he dicho antes, mi obra no está completa sin la reacción de la gente. Estoy interesada en ver lo que sucede más allá de la ubicación física del objeto.

¿Si no tuviese impedimentos, cuál sería tu mayor aspiración, qué te gustaría cubrir de crochet?
Si no tuviera ningún impedimento legal, me encantaría cubrir la estatua de la Libertad de París. Además la cubriría con crochet tejido por las mujeres que están presas en una cárcel allí. Significaría mucho para mí. El concepto de libertad es algo fundamental, algo que me toca muy adentro. Lo tengo en mente, es mi mayor sueño ahora mismo.

Ha sido un auténtico placer, Olek, pero esto será un hasta luego. ¿Para cuándo una visita a España?
¡Cuando tú me digas! Me encantaría, conozco la riqueza cultural de España, hay mucha carga simbólica y eso me atrae mucho. ¡Así que organicémoslo!

Más info en agataolek.com

Olek