Buy Sildenafil Online Strattera no prescription buy ventolin online trazodone no prescription buy Abilify no prescription buy Zoloft without prescription buy fucidin buy Wellbutrin online buy Flagyl without prescription buy Professional Levitra no prescription buy professional Cialis online

Bowie. The Next Day

David Bowie The Next Day

Habemus Starman

Texto_ Eduardo Crec

Por fin algo concreto de lo que hablar sin tirar de retrospectiva. Bowie ha vuelto, y lo ha hecho a lo grande. “The Next Day” tiene muchas cuestiones para analizar y disfrutar. Sería injusto que fuera recordado por la etapa de hibernación anterior a su estreno, o por su inusual camino de lanzamiento. El camarlengo de la música popular moderna sigue teniendo las llaves de la resurrección, y el pontificado de su legado es eterno. Sonido de trompetas, los ojos bicolor de Yavhé discurren por las ondas, David (are out tonight) está entre nosotros. Alabado sea.

CRONICA

Mr. Bowie rezaba “This chaos is killing me” en el `95. Frase ilustrativa de un disco atmosférico, 1.Outside, inspirado en el concepto de música aleatoria o de azar y compuesto por una estructura de melodías disonantes, y otras más asequibles –el caso de este Hallo Spaceboy o Strangers when we meet-. Empiezo así porque este The Next Day tiene algún retazo del 1. Outside, en lo que se refiere a sonidos ingrávidos, sobre todo en If you can see me. Me gusta la música y prefiero destripar los álbumes desde lo peor. Este tema es un intento poco lúcido de recuperar la distópica angustia del final de un recorrido. En Outside, el ocaso de un siglo; aquí, el sistema obsoleto que nos gobierna. If you can see me es un fracaso, una pose modernista que no resta corpulencia a un trabajo inspirado.

The Next Day navega entre la épica –sin artificios- y la originalidad para construir melodías imaginativas. Bowie se muestra de nuevo enérgico y duro. Cuando escuchas (You Will) Set the World on Fire piensas que la espera ha merecido la pena, que un tipo de 66 años gradúa un riff casi heavy, una guitarra saturada que desemboca en una composición pop a velocidad de vértigo, con un estilo elegante, único. Aquí recupera y actualiza su época del Tin Machine y de qué manera, pero no es la única sorpresa del disco. En Love is Lost tira de su voz dramática para transmitir mil sentimientos, acompañado de un ritmo obsesivo de bajo y teclados. Las guitarras afiladas aparecen en I´d rather be high “Preferiría estar colocado/prefiero no saber/estoy intentando borrar los pensamientos de mi cabeza” y Dancing Out in Space, un tema muy rápido con una parte muy Motown y el resto completamente psicodélico.

La dimensión de un disco se mide en relación a la variedad musical que ofrezca dentro de un sello identitario. The Next Day es sumamente rico, desde el sexy y oscuro saxo de Dirty Boys hasta los loops que preceden el estribillo de Boos of Me. La taciturna y discreta Where are We Now? deja paso a un segundo single cargado de facultades. The Stars (are out tonight) es un tema poderoso donde unas guitarras acústicas sostienen un medio tiempo que Bowie, en estado de gracia, borda con su interpretación. Tony Visconti –productor- se encarga del ajustado revestimiento sonoro.

Valentine´s Day es fantástica. Un nuevo clásico que nos transporta a los ecos de los `70 y la guitarra de Mick Ronson. Y eso es decir mucho. Para el cierre dos piezas existencialistas de calado poético. La muy apreciable You Feel so Lonely You Could Die y la tenebrosa Heat, donde su voz suena gastada, intensa e histórica sobre un único fondo de percusión. Al son del bombo “Me digo a mí mismo: No sé quién soy”.

Quizás no sepas quién eres porque siempre has intentado ser alguien más, pero el “polvo de estrellas” te seguirá allá donde vayas. Mientras un cónclave de insulsos melómanos desgastamos nuestros dedos en explicar lo que haces, tú regresas sólido, convincente, mostrando ese sofisticado chute de talento. The Next Day te reivindica diez años después como músico más allá de como figura mitológica. Lo has vuelto a hacer, has saciado a tu curia de criaturas impertérritas, te has saciado a ti mismo. ¡Menudo comeback para el recuerdo!

David Bowie The Next Day

David Bowie The Next Day