Buy Sildenafil Online Strattera no prescription buy ventolin online trazodone no prescription buy Abilify no prescription buy Zoloft without prescription buy fucidin buy Wellbutrin online buy Flagyl without prescription buy Professional Levitra no prescription buy professional Cialis online

Bohumil Hrabal

Bohumil Hrabal

Una soledad demasiado ruidosa

Editorial Galaxia Gutemberg. Círculo de lectores.
Texto_Serena Ávila

Si supiera escribir, haría un libro sobre la mayor suerte y la mayor desgracia de los hombres. Los libros me han enseñado, y de ellos he aprendido que el cielo no es humano en absoluto y que un hombre que piensa tampoco lo es, no porque no quiera sino porque va contra el sentido común.

Bohumil Hrabal, Moravia, 1914-Praga, 1997, considerado como uno de los mejores y por lo tanto más interesantes escritores de la Europa del siglo XX, construye con su prosa poética una tragicomedia sobre el amor a la literatura como sustituto de la vida.

Una soledad demasiado ruidosa fue escrita cuando toda la obra de este autor estaba prohibida debido al régimen comunista. Bajo este prisma, Hrabal sitúa a su protagonista, el señor Hanta, insociable y retraído, amante de la cultura y la cerveza, en una atmósfera asfixiante que paradójicamente le evade de una realidad social aún más deprimente y destructiva. Con una maravillosa fusión de realismo social, ironía, tradicionalismo y poesía, el maestro eleva esta novela corta a la estantería de los libros dignos de leer de modo recurrente, porque enseña, porque conecta con los grandes maestros y artistas de la historia y porque nos recuerda que en tiempos de crisis, sólo lo verdaderamente bueno persiste.

Desde hace más de treinta y cinco años, en un húmedo y frio sótano, el señor Hanta trabaja en una trituradora de papel prensando libros y reproducciones de cuadros, el arte que destruye por su oficio y que salva por pasión. Estas obras, son diminutas ventanas al mundo por las que asomar su nariz y respirar.
La palabra de Buda, de Kant, de Goethe, de Lao Tse, de Hegel y de Jesucristo entro otros muchos, ideas contrapuestas que sumergen a nuestro protagonista en continuas contradicciones y reflexiones que además no le pertenecen porque no hay que olvidar que, el Señor Hanta, es uno de esos hombres cultos, a su pesar.

Otros personajes pueblan las páginas de esta composición, el entrañable tío jubilado de su trabajo en los ferrocarriles, los obreros que finalmente le arrebataran su propio sustento, Platón, Sócrates, las gitanas, los ratones y toda una serie de personajes que poco a poco conforman un fresco entrañable, amargo y amable que les dejará un mágico sabor a buena tinta, la que no se puede borrar.

Más info en www.galaxiagutenberg.com

Una Soledad Demasiado Ruidosa